Nervios en los exámenes de selectividad

Nervios en los exámenes de selectividad

Consejos para exámenes de selectividad

Cuando un estudiante tiene que enfrentarse a  pruebas decisivas como son los exámenes de selectividad, es normal que se  encuentre inmerso en una situación de estrés, nerviosismo e incluso ansiedad.

Estar nervioso ante esta situación es natural y bueno, siempre y cuando los nervios sean comedidos y controlados por tu parte. Así que, no te preocupes si te sientes algo más nervioso, preocupado y estresado de lo normal, no es nada malo ni extraño. Los nervios juegan un papel muy importante en estas situaciones, pues te preparan para poder hacer frente a las pruebas con energía. El estrés provoca una subida de adrenalina que te prepara para poder enfrentarte a determinadas situaciones y reaccionar con éxito ante ellas.

El problema viene cuando la ansiedad es demasiado elevada y esto llega a interferir negativamente en tu rendimiento académico.




En esta entrada vamos a darte algunos consejos para que puedas afrontar con éxito los exámenes de selectividad y puedas controlar los temidos nervios de los exámenes.

En primer lugar, ¿Por qué te pones nervioso? ¿Cuáles son las causas de tu estrés?

Generalmente los motivos que hacen que un estudiante entre en un estado de nerviosismo ante un examen, son los siguientes:

Altas expectativas: Te has marcado un objetivo muy alto a conseguir y sabes que alcanzarlo depende de cómo vayas a realizar el examen. Nuestro consejo: Plantea metas que sepas que podrás alcanzar en función de tus capacidades.

Comparaciones con otros compañeros o personas de tu entorno: Tener referentes es algo muy bueno para automotivarse, pero ¡cuidado! no todos tenemos por qué ser iguales y alcanzar las mismas metas. Esto puede hacer que te exijas demasiado.  Nuestro consejo: Ten referentes en los que fijarte y seguir sus pasos, esto te ayudará a aprender, progresar y ser mejor,  pero no intentes ser exactamente igual que otros, porque esto podría frustrarte.

Inseguridad: La falta de confianza en uno mismo puede provocar inseguridad y la inseguridad puede hacer que afloren pensamientos negativos ante tus propias capacidades para afrontar el examen con éxito. Nuestro consejo: Sé positivo y optimista, cree en tus capacidades para afrontar retos cada vez más difíciles, date mensajes positivos y sé constante en tu trabajo.

Fracasos anteriores: Haber vivido experiencias anteriores en las que no hayas alcanzado tus objetivos, provoca que aumente la ansiedad, pensamientos negativos, inseguridades, etc. Nuestro consejo: Cada experiencia es diferente y no siempre tiene que darse igual. Siendo constante en tu trabajo y optimista a la hora de afrontar tus exámenes, podrás superarlo sin problemas. No dejes que pensamientos negativos y miedos te atormenten.

Si estás preparando los exámenes de selectividad vamos a darte algunas pautas para que aprendas a controlar los nervios.

¿Qué hacer antes de los exámenes de selectividad?

– Planificar con tiempo: Organiza bien qué estudiarás cada día y cuántas horas necesitas para ello. Anticiparse y planificar los exámenes con tiempo es una de las mejores virtudes de un estudiante. Dejarlo para el último día, dificultará la memorización de los contenidos y hará que te pongas mucho más nervioso.

– Repaso relajado el día de antes de los exámenes de selectividad: El día previo a cada examen, lo mejor es que repases relajadamente el contenido ya estudiado. También te recomendamos que realices actividades cotidianas como deporte, salir a dar un paseo, tomar algo, etc. Ten en cuenta que obsesionarte con el examen o darte atracones de última hora, te pondrán más nervioso y el estudio no será tan eficaz.

– Evita relacionarte con gente que te ponga más nervioso todavía. El estrés y el miedo se contagian, así que lo mejor es que te rodees de gente que te haga sentir tranquilo, relajado seguro de ti mismo y que confíen en tus capacidades.

– Busca un lugar adecuado para el estudio. Un entorno tranquilo lo más parecido al ambiente que tendrás en el lugar donde realices los exámenes de selectividad, es lo mejor para que tu mente se adapte y le resulte más fácil concentrarse el día del examen.

Dormir y descansar lo suficiente los días previos a los exámenes. Evita quedarte estudiando toda la noche y presentarte al examen si haber dormido lo suficiente. No dormir bien afectará negativamente a tu capacidad de concentración, razonamiento, comprensión de las preguntas, bloqueo y agitación mental.

– Si notas que estás demasiado nervioso y te cuesta concentrarte mientras estudias, duermes mal e incluso tienes ansiedad o falta de apetito, te aconsejamos que practiques algunas técnicas de relajación como las que te enseñamos aquí.

¿Qué hacer el mismo día de los exámenes de selectividad?

– No ir con el estómago vacío al examen. Evita también realizar comidas copiosas con alto contenido en grasas o azúcares, pues a tu organismo le costará más digerirlas. Lo mejor será que comas alimentos nutritivos y ricos en vitaminas como frutas, vegetales o pescado.

–  No repases los minutos previos al examen. Si estás nervioso, es normal que comiences a darle vueltas al temario, te surjan dudas, te quedes en blanco, etc. Pero en esa situación es muy difícil que tu mente retenga nueva informacione. Si repasas justo antes de comenzar el examen, lo que ocurrirá es que te pondrás más nervioso todavía. Así que, evita revisar los apuntes antes del examen, pues no te será de gran ayuda.

– Antes de leer la preguntas del examen, relájate. Para ello realiza respiraciones profundas.

Lee detenidamente todo el examen antes de comenzar a contestar.

Distribuye el tiempo del examen. Comienza contestando primero a aquellas preguntas que sabes bien y deja las preguntas dudosas para el final. Si te entretienes en pensar respuestas que no te vienen a la mente, estarás dejando pasar el tiempo y éste es muy valioso para emplearlo en lo que realmente sabes contestar.

– Lleva siempre una botellita de agua a cada examen. Está demostrado que mantenerse hidratado y beber agua, reduce la ansiedad ante situaciones de estrés.

– Si estás nervioso, es probable que te quedes en blanco durante el examen. En caso de bloqueo mental, sigue estos consejos.

Pensamiento positivo: Tener un pensamiento positivo es una de tus mejores armas para hacer frente a los exámenes de selectividad. Para ello te aconsejamos que creas en tus posibilidades, en tus capacidades y en tus habilidades para hacer frente a cada examen con energía. Darte mensajes positivos del tipo “voy a aprobar”, “yo puedo con esto y mucho más”, “esto tan solo es una prueba para demostrar todo mi esfuerzo”, “he estudiado y me lo se ¡a por ello!” es una de las mejores tácticas para realizar con éxito los exámenes de selectividad.

Si mantienes una actitud pesimista y negativa, pensando que es demasiado difícil y no vas a poder conseguirlo, al final conseguirás que sea así. Así que evita este tipo de pensamientos negativos.

Deja un comentario

Menú de cierre
1
×
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?

Ebook Gratis

Las 7 Claves del Éxito Académico

Suscríbete a OrientaNova y descárgate la colección de infografías sobre técnicas de estudio.

Recibirás cada semana un boletín con todas las novedades, ofertas y promociones.

  • Acepto la Política de Privacidad

You have Successfully Subscribed!